11.12.12

arco de seguridad del aeropuerto de los clicks



Son épocas Navideñas, de hacer escapadas románticas o viajes para ver a la familia. Aprende la que te espera con con el arco de seguridad de aeropuertos de los clicks de Famóbil. Claro que viendo esta mierdina de un señor con chaqeutita y su jersey al hombro rollo Borjamari se va a Baden Baden no te vas a hacer mucha idea. Lo mejor, señores de Famóbil, o Playmobil o como coño quieran llamarse, es sacar el pack Mega Real XXL: Una fila de 60 personas esperando, la madre que tiene que sujetar con una mano la bandeja esa que te dan para que metas el bolso, cinturón y zapatos, y en la otra sujetar al niño que se retuerce porque quiere correr y destruir el mundo, mientras le pides a alguien que te sujete el carrito y no te hace caso nadie, y coges con el pie y tratas de doblarlo en plan número del Circo Ruso, porque, atención, la gente del aeropuerto no puede doblártelo ni ayudarte lo más mínimo porque su cerebro no da para más que para estar de pie diciendo "¿lleva usted monedas?" o "saque el portátil de su funda". Si dicen una frase más larga se cortocircuitan y palman.

Que ahora que el tema de los zapatos, me doy cuenta de que a los clicks no se les pueden quitar los zapatos, así que falta la parte "B" del juego, donde el policía le dice que no puede viajar, y le jode las vacaciones a Borjamari, o le dice que espere un momentito y le acompañe a un cuartito aislado y ahí se juntan varios maderos y le dan una mano de hostias por listo y por chulo, que yo te digo que te quites los zapatos y te los quitas que aquí mando yo, pim pam.
Luego viene la parte final, esa donde un juez del Tribunal Supremo condena a cárcel a los policías por abusos y por torturas y el Gobierno, le indulta y al ciudadano que le vayan dando. O sea, ya le han dado pal pelo, sí, pero que le den más todavía. Pero ese es otro juego que ya les tocará ver a los niños. De momento, que sigan viajando con la imaginación, y que sean felices. Eso siempre.

4 comentarios :: comments :

Alber dijo...

Mi hermano consiguió su ansiada ambulancia de playmobil con sus complementos...era lo que le faltaba para completar su malvado plan: Un coche tipo Renault Clio pilotado por dos playmobil bastante desfasados, que se empotran de lleno contra un snack-bar y arrasan con la clientela y el camarero que limpia cansinamente las copas. La ambulancia hace acto de aparición con sus bombonas de oxigeno y sus desfibriladores para atender a los moribundos. Algunos días mi primo se traía el camión de la basura de playmobil y algunos de los playmobil muertos eran metidos en bolsas negras y echados a las malolientes fauces de la trituradora del camion....todo macabramente divertido, porque los tíos se descojonaban, jaja!!

marcopinti dijo...

He visto mis viajes pasar en un minuto por mi cabeza ,solidaridad total contigo amiga Puri.

Elisa dijo...

Y ese rato que me hicieron caminar descalza (sin patucos de plástico ni nada),con las botas en la boca el abrigo el bolso y el troler,que o pesa lo justo o te tienes que comer una rueda...

Monstrua dijo...

Sí, lo de los zapatos lo había yo pensado.

La otra opción, es pillarse un ala delta y punto.

Saludos