8.6.12

el barrendero que canta a los niños


Durante muchos años, los niños de este país contaban con un aliado para las meriendas de las tardes: Los payasos de la tele, un maravilloso grupo de cómicos cantarines que al grito de "¿Cómo están ustedes?" nos sumergían en unas canciones que hoy, treinta años después, forman parte de nuestro álbum de recuerdos, de esa segunda piel que nos cubre, formada por sueños e imágenes indelebles, que el tiempo de la memoria preserva y magnifica.
Hoy los payasos de la tele son otros. Oportunistas, caraduras, carroñeros inmorales, depredadores de las vísceras de otros depredadores, payasos expuestos a una rapiña de minutos del circo de la fama, calaveras de lo inmoral, víctimas moribundas de su propia muerte fugaz.

En medio de ese vertedero de valores, surge, ay ironía, un barrendero. Un hombre llamado Emilio, como los payos de la tele (ay, ironía) que se acerca hasta el colegio de la calle donde limpia y canta a los niños que acuden expectantes y felices a escucharle. Cuenta Emilio que es feliz porque "es increíble ver sus caras mientras cantamos". Irónico es que los payasos de la tele también entonasen aquello de "somos felices de conseguir, a un niño hacer reír". Los mismos que decían que "un barrendero es un hombre que es feliz... porque siempre va riendo... ba-rriendo..."
Cuánta verdad y, ay, qué ironías.

6 comentarios :: comments :

May dijo...

Ay nena, que lo he visto en las noticias y me he puesto hasta a llorar. Que cosa que haya gente así...tan tierno...todos los niños ahí cantando, jejeje. Que tío!

Tita dijo...

Es hermoso!

Señorita Puri dijo...

*may, tita: es cierto, ojalá hubiera más gente así por el mundo...

Bea Cepeda dijo...

Jajajajajajajajajajaja muero!!!!!

AnaConda dijo...

Gracias, buen hombre.

María E. dijo...

Lo escuché en la radio y lo acabo de ver en tu blog ¡es genial! que tio más increible parandose un ratito cada dia con los niños y todos esperandolo impacientes!!