11.1.10

felpudo maldito :: doormatt scale


Leía el otro día que los miembros de la web de ligoteo Beautiful People, limitada exclusivamente a hombres y mujeres guapísimos de la muerte, habían expulsado a los socios que engordaron durante las Navidades.
Para que luego traten de vendernos que los guapos no son tontos.

¿Qué será lo próximo? ¿Una prueba de masa corporal cual desfile de moda para entrar en su selecta red de contactos? ¿O llevarán su snobismo fuera del mundo virtual colocando, por ejemplo, un felpudo con báscula a la puerta de su casa para vigilar de cerca a las visitas? "Cielo, ha sido una primera cita fantástica, la cena fue genial y estuviste encantadora, pero antes de que nos acostemos juntos y de que veas mi fantástico apartamento tienes que pesarte porque te has puesto ciega de pan y me huelo que te ha engordao el pandero cosa mala."

Pues chica, viva yo y mi culo gordo, qué quieres que te diga. Que la vida es para disfrutarla y que a una edad -camino de los 35- hay cosas que no se pueden controlar, como el quemar calorías o comprarse bolsos. Y es que la evolución no es eso de Darwin de una ameba que pasa a ser un lagarto y luego un león, un dragón, una flor y una mariposa. Qué va. La evolución tampoco es ese momento que te sale tu primer pelo, o se te pone la voz del Gallo Claudio, o te baja la regla (y tu madre diciendo en voz baja, pero no muy baja para que sepas que se lo está chivando a tu padre, "Manolo, la niña ya es mujer").
La evolución llega en ese momento en la treintena en que después de tomarte dos inocentes copas en una cena despiertas a media noche con la boca de trapo que no sabes si eres Mariano Rajoy o un teleñeco, y despiertas pensando que como siga el dolor de cabeza te van a petar los ojos como al malo de Roger Rabbit cuando se derrite al final. Esa es la verdadera evolución. Cuando para quemar el chuletón que te metiste entre pecho y espalda el finde tienes que hacerte la maratón de Nueva York y la Ruta Quetzal juntas, y aún así esperas con angustia el momento en que tu cuerpo pete y te sobrevenga un cólico miserere que te deje postrad@ en la taza del váter leyendo el ¡Hola! y viendo a la famosa de turno photochopeada hasta el infinito y más allá mientras murmuras para tus adentros: Perra infeliz...

Pues miren, señores guapos y guapas, si quieren ustedes recluirse en su bonito mundo de color lleno de seres musculados, perfectos, de sonrisa Profident y pechos depilados (los de ellos, digo, porque si se depilan ellas el pecho apaga y vámonos) pues muy bien, con su pan se lo coman. Pero pan integral, ojo, no vaya a ser que sea con corteza o de chapata, o una rosca de pueblo y les vayan a echar sus acólitos del ciber Walhalla ese que se han montado, después de haber pasado más hambre que el pavo una rifa.

Yo, por mi parte, reivindico el polvorón (el de comer y el otro), el turrón, el bocata de chorizo de Pamplona (con mantequilla untada, of course) y el filetón, y que viva el vino, que yo ya bajaré lo que tenga que bajar cuando me dé la gana, que tengo toda la vida para bajarlo. Y que quede claro que jamás perteneceré a un club que no me acepte como socia. Vamos, menuda soy yo.
...
The other day I got news about a flirting focused website called Beautiful People for gorgeous members only that banned the ones that had increased weight over Xmas. (They will try and convince us later on that hunks are intelligent people). Guess these people are capable of putting a doormatt like the one above to check the visit's weight. "Hey babe, our blind date was perfect and you were great, but please step on the matt 'cos you've eaten way too much and I'm afraid your butt is growing wider by the minute."
So, for the record guys, hail my butt and hail food, that's my motto. Because evolution's not all these lizard turning into a moneky and then into man story that Darwin talked about. It's not when your first menstruation comes, or when your first hair appears or your voice changes. Evolution's that moment when after a few drinks you wake up at 4 AM with your mouth dry as a muppet's, and a headache so huge you expect your head to burst. Evolution's when you have to exercise for months to burn out that steak you ate during the wekend. So, listen, you perfect and handsome boys and girls, I'm into eating, and enjoying life and I'll live it all the way through and burn all my carbs when I want to. I won't belong to any organization that would not have me as a member. No way José.

13 comentarios :: comments :

Lucrecia Borgia dijo...

- Bombón, dulce, caramelo,
chocolate .. !
- Ay, Gracias !

- Noo... Es todo lo que tienes que dejar de comer, gorda !!

PacoclavelbarraDivine dijo...

OLÉ! oiga y los criterios del club ese de divinos de la muerte consiste solo nen estar "hipermega" escurridos, o hay más.
A mi lo de los clubs y demás asociaciones con derecho de admisión es que me deja boba. El mismo concepto es como perverso no?

ana dijo...

... y olé, sí señora, así se habla!!!

Besines :)

Jean Duclos dijo...

A esa gente, tanto si es de un "selecto club" como si se trata de los vecinos del piso de arriba, ni mirarla: es lo que más fastidia a su narcisismo. Con esa mentalidad, tan elitista y simplona, buenos días, buenas tardes... y ya es mucho hablar.
Otra cosa, Puri: como habrás comprobado, hay personas mayores con muy buena pinta y gente veinteañera sin atractivo alguno. No te conozco, pero apuesto a que tú, "en el camino de los 35", estás físicamente estupenda.
Mentalmente, ya lo sé que sí...

Sonu Kumawat dijo...

Aquí pues, cabe en toa su dimensión el famoso dicho "Un minuto en la boca, toooooooooda una vida en la cintura" a mayor gloria....jejejejeje!!

Anónimo dijo...

Con dos cojones y un palo, di que si. Eso es poner los puntos sobre las ies. Y mira, paso de tener que parecerme a esos tipejos de clubs selectos y demas, total, ellos y ellas estan todos cortados por el mismo patron, creo que no tienen personalidad alguna. Prefiero ser como soy, mi novia y mi gatita me quieren asi, que con mis 30 ya peino canas, y me dicen que George Clooney se parece cada dia mas a mi. Y además, viviendo en Navarra hay muchas tentaciones en forma de chuletones, chistorra y chupitos de pacharan.

Ignatia O'Reilly dijo...

Si tuviera un felpudo así de cabrón lo pisotearía a diario.

si, bwana dijo...

Me animan esas inteligentes consideraciones; todavía me quedan unos trozos de turrón y unos helados que liquidaré de aquí a fin de mes. ¡Viva la gordura!
y ¡vivan los polvorones (todos) y los felpudos (todos)!

Señor Werty dijo...

Cuando pusiste una flor y una mariposa sabía a donde me llevaría que menos jajaja

Sau2

Ana R. dijo...

Imagino que te habrás quedado descansada jajaja. Al final, todos esos guaperas y floreros se acaban casando con los del club de ajedrez ;)

Lady Jerk dijo...

•I'm not your doormat!
•Oh shit...not you again!
•Got Beer? No...then go away!
•My name is Mat...Door Mat!
•My house, love it or leave it!
•Enter at your own risk!

Sr.Atrapao dijo...

Propongo cámaras de fotos que desenfoquen a los feos, y camaras de gas que eliminen a los judios... ¿o eso ya estaba ya inventado?

Señorita Puri dijo...

*paco: perversísímo, que les den por cool
*jean duclos: gracias :-D muakkkks
*sonu: y lo rico que sabe en la boca, qué? pues eso, pa dietas estoy yo
*pintor de animales: bien dicho! que es que si vives en el norte y haces dieta es como un sin sentido. besos al reyno navarro ;-)
*ignatia. yo lo quemaba
*si, bwana: yo he aparcado los dulces porque no tengo fin.
*ana r.: jugar al ajedrez es lo más coñazo que hay, por delante de cualquier cosa.
*lady: i stick with my name is mat X-D
*sr atrapao: lo de las cámaras de los feos me encanta, lo otro no.
*