28.1.09

pinzas para calcetines :: sock pegs


Existe una galaxia más allá de orión llena de agujeros negros de abismos infinitos. Esa galaxia se llama lavadora, y tiene la misteriosa virtud de que al introducir un par de calcetines a su interior uno de ellos desaparece. Yo sé que hay un más allá, donde millones de calcetines solitarios de rayas, cortos, blancos, de ejecutivo, rodilleros, tobilleros, con tomates en el talón o agujeros en los dedos, flotan en el vacío en busca de su otro yo, de su pareja ideal. Una pareja que ¡ay! nunca acudirá a su anhelado encuentro, pues aguarda inutilmente en un cajón de nuestra casa, entre bolas de naftalina o saquitos de tela rellenos de semillas perfumadas.

El primer caso de este misterio tuvo lugar en 1943, cuando Miss Mary Waterson, técnico de la NASA, probaba el primer modelo de lavadora. Al finalizar, abrió la puerta, revisó la colada y descubrió, con estupor, que faltaba un calcetín de color naranja. Durante semanas, los técnicos buscaron infructuosamente la prenda, desmontando la máquina tornillo a tornillo, registrando tubos, filtros, y desagües. Pero el calcetín no aparecía. Sólo estaba uno de los dos. Aquella anécdota dio origen a la mundialmente conocida expresión "mi media naranja", término con que se definió a la pareja inseparable. A tu otra mitad.

Desde entonces, las más brillantes cabezas pensantes del planeta han buscado cómo solucionar este divorcio calcetinero que tanta angustia ha causado. Hoy, hallan la respuesta a sus cuitas.
...
There's a black hole at home where all socks go: The washing machine. I'm sure there's a place where all lonely socks go. Now there's an invention that keeps socks together to avoid them being separated.
.

14 comentarios :: comments :

Maritoñi dijo...

JAJAJAA

Me ha encatado este blog.
Pensaba que sólo me pasaba a mi con los calcetines de mi marido homosexual. Yo quiero unas pinzas de esas.

Anómalo dijo...

Hay varios modelos, no crea.
Yo todavía estoy esperando que me lleguen mis SockFix gratuitos. Genialmente horteras, estos últimos.

Maritoñi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Maritoñi dijo...

Has sido nominada en Premios Maritoñi edicción 2009.

Gretelein dijo...

Bueno, bueno...que buena idea!!! Porque yo devo tener como mínimo 80 calcetines en esa dimensión desconocida! :)

El Lobo Feroz dijo...

¡Olé! Veo que no estoy solo en el mundo. Hay quien me comprende y admite que las lavadoras son máquinas venidas del Infierno para escarnio de los mortales.

Pásate por aquí y lo descubrirás http://solteronovato.blogspot.com

Besos

maba dijo...

jajajajaja..me ha encantado..

genial como siempre, srta Puri..tanto la explicación de la primera vez..como lo de la media naranja!! jajajaja


besos

B dijo...

Esto es un gran invento!!!!!!!!!
Voy a ver si tienen puntos de venta por Madrid y me voy a comprar unos.Gracias por esta solución.

VERA dijo...

JAJAJAJAJA
Te ha salido redondito redondito¡¡¡¡
Como he disfrutado leyendo de verdad......

Anabul dijo...

Para que no pase, meter un calcetin dentro de otro al echarlos a lavar.
Funciona siempre

Outsider dijo...

Yo meto los calcetines huerfanos en el cajon y pasado un tiempo acaba llegando el hermanito. "Los calcetines ni se pierden ni se destruyen... solo cambian de sitio." Carl Outsinstein

iamnotyetarockstar dijo...

Mi agujero negro tiene dimensiones descomunales... con todos los ejecutivos que me ha birlao se habrá fabricao una pelota de pilates... si me lee, ruego me los devuelva... aunque sea en forma de pelota... necesito una pues...

Yo prefiero la clasica bola y arreando.

Olga dijo...

jajaja, increíblemente los calcetines desaparecen!
no me lo puedo creer, tengo una colección en casa con la esperanza que aparezcan, pero creo que no va a ser real…

Amp dijo...

¡Mola!

Búscame un servilletero molón, anda ;)


Bsus de Amp