24.6.08

móviles :: mobiles



Cuando yo era peque estaban de moda unas gaviotas de madera que se colgaban del techo y de cuyo vientre pendía una cuerda. Al tirar de ella, el pájaro aleteaba armoniosamente. Mi insaciable curiosidad de los 5 años (bueno, que me duró hasta los 25, todo hay que decirlo), me empujó a tirar de la cuerda durante dos horas seguidas hasta que el gancho del techo se rompió y el aparato se descoyuntó contra el suelo. Luego mi madre se puso a gritar pero le juré que yo no había sido. Cuando rompí la segunda gaviota, una semana después, ya no se lo creyó tanto...

Hoy esos móviles no se estilan tanto debido a sus connotaciones políticas, y por eso propongo estos otros modelos:
El de arriba es ideal para contar ovejitas, diseño de 1954 de los daneses Christian y Crethe Flensted de venta en Kido. Esta tienda cuenta con muchos móviles metálicos, con formas, colores y acabados muy parecidos a los del artista Alexander Calder... pero mucho más baratos, claro, en torno a 110 €.
La segunda foto es uno de los diseños de Julie Frith: El cliente elige uno de los modelos disponibles, y le añade tamaños y colores a su antojo. Además de la personalización, lo que me gusta es que las fotos de la web están enviadas por los felices propietarios.
...
The upper model is great for kids to count sheep, designed by danish Christian and Crethe Flensted in 1954, for sale in Kido. This store has many metal painted mobiles very much in the style of Alexander Calder's, though much cheaper, of ocurse, about USD 150.
The lower picture is one of Julie Frith's designs: Clients choose a model and then select which colours and sizes suit them best. Besides this personalisation, what I really like is the fact that all pics in the site have been sent by the happy customers.

4 comentarios :: comments :

RAÚL dijo...

hace unos cuantos años "tener un móvil" significaba precisamente esto. hoy ya se ha disociado el sentido original del término. me gustan los objetos colgantes en equilibrio, en todo caso.

Mon dijo...

jajajajaja... eres una fenómena. Me encantaba hacer lo mismo que a ti, tirar de la cuerdecita... hasta romperla, jajaja. Siempre me dio miedo los ventiladores de techo, parecia que si tirabas de la cuerda para ponerlos en marcha se te caian en la cabeza...

Señorita Puri dijo...

*raúl: cuánta razón, y qué lástima perder el sentido de los móviles, con diseños tan bellos como estos.

*mon: jajaja vaya dos!! sí, los ventiladores de aspas dan un mal rollo que no veas, piensas que van a salir volando y te van a segar la cabeza...

natascha dijo...

Recuerdo la gaviota! Yo tenía una...que habrá sido de ella....Estos móviles me encantan!